Al principio de cada clase de Ashtanga Yoga juntamos las manos y cantamos este mantra, una oración en sánscrito que consta de dos partes.

En la primera parte damos las gracias a todos los maestros que han ido generación tras generación transmitiendo su sabiduría y conocimientos de yoga a través de los siglos, haciendo posible que esta práctica haya llegado hasta nosotros. En la segunda parte reconocemos al sabio Patanjali como la personificación de los principios del yoga y representa también la importancia que tienen en esta práctica los Yoga Sutras escritos por este sabio.

El hecho de postrarnos ante todos esos maestros, ante todo los que nos enseña algo en esta vida y ante la práctica en si misma conlleva una actitud de humildad, aceptamos que tenemos mucho que aprender, aceptamos que no lo sabemos todo. La humildad está estrechamente ligada al crecimiento. En la humildad encontramos la capacidad de reconocer las propias carencias, en la humildad alcanzamos la posibilidad de crecer y aprender todo lo que nos es imprescindible.

Se dice que Om es el sonido emitido al crearse el universo, es vibración y es la fuente de toda la creación, es lo más cerca que podemos estar de la divinidad en el mundo físico.

Mantra inicial

Om

vande gurunam caranaravinde sandarsita svatma sukhavabodhe
nihsreyase jangalikayamane samsara halahala mohasantyai

abahu purusakaram sankhacakrasi dharinam
sahasra sirasam svetam pranamami patanjalim

Om

Traducción

Om

Me postro ante los pies de loto del Maestro que despierta en mi la alegría del auténtico Ser,
y que, al igual que un médico de la selva, elimina el veneno que supone vivir una existencia condicionada

Me postro ante el sabio Patanjali, coronado por una cobra de mil cabezas blancas radiantes (pureza), con aspecto humano de los hombros hacia abajo, sosteniendo en sus manos la espada de la discriminación (la sabiduría), una rueda de fuego (el tiempo infinito) y una caracola (el sonido divino)

Om

Mantra Final

Om

svastiprajabhyah paripalayantam nyayena margena mahim mahisah

gobramanebhyah subhamastu nityam lokah samastah sukhinobhavanthu

Om

Traducción

Om

Que triunfe la fortuna, que los gobernantes guíen el mundo con ley y justicia

Que todo lo sagrado goce de protección y que los habitantes del mundo sean felices y prósperos

Om

Cerramos la práctica cantando otro mantra en el que ofrecemos el esfuerzo y los resultados de nuestra práctica por el bien de la humanidad.